Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Éxodo 19.1-20.21

Éxodo :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

III. EL PACTO DEL SINAÍ (19–24)
19 La llegada al Sinaía
Los israelitas llegaron al desierto del Sinaí al tercer mes de haber salido de Egipto.b Después de salir de Refidim, llegaron al desierto del Sinaí y acamparon allí mismo, frente al monte.c Y Moisés subió a encontrarse con Dios,d pues el Señor le llamó desde el monte y le dijo:
–Anuncia estas mismas palabras a los descendientes de Jacob, a los israelitas: ‘Vosotros habéis vistoe lo que hice con los egipcios, y que os he traído a donde yo estoy como si vinierais sobre las alas de un águila.f Así que, si me obedecéis en todo y cumplís mi pacto,g seréis mi pueblo preferidoh entre todos los pueblos, pues toda la tierra me pertenece. Vosotros me seréis un reino de sacerdotes, un pueblo consagrado a mí.’i Diles todo esto a los israelitas.
Moisés fue y llamó a los ancianos del pueblo, y les expuso todo lo que el Señor le había ordenado. Entonces los israelitas contestaron a una voz:
–Haremos todo lo que el Señor ha ordenado.j
Moisés llevó al Señor la respuesta del pueblo, y el Señor le dijo:
–Mira, voy a presentarme ante ti en medio de una nube espesa, para que la gente me oiga hablar contigo y así tengan siempre confianza en ti.
Moisés repitió al Señor la respuesta del pueblo, 10 y el Señor le dijo:
–Ve y prepara al pueblo hoy y mañana para que me rinda culto. Que se laven la ropa 11 y se preparen para pasado mañana, porque pasado mañana bajaré yo, el Señor, al monte Sinaí, a la vista de todo el pueblo. 12 Pon límites alrededor del monte, para que la gente no pase, y diles que respeten el monte y que no suban a él ni se acerquen a sus alrededores, porque todo el que se acerque será condenado a muerte. 13 Pero nadie le pondrá la mano encima, sino que será muerto a pedradas o a flechazos. No importa si se trata de un hombre o un animal: no se le dejará con vida. La gente podrá subir al monte sólo cuando se oiga el toque del cuerno de carnero.k
14 Moisés bajó del monte a preparar al pueblo, para que rindiera culto a Dios. La gente se lavó la ropa, 15 y Moisés les dijo:
–Preparaos para pasado mañana, y mientras tanto no tengáis relaciones sexuales.
16 Al amanecer del tercer día hubo relámpagos y truenos,l y una espesa nube se posó sobre el monte. Un fuerte sonido de trompetas hizo que todos en el campamento temblaran de miedo. 17 Entonces Moisés llevó al pueblo fuera del campamento para encontrarse con Dios, y se detuvieron al pie del monte. 18 Todo el monte Sinaí echaba humo, debido a que el Señor había bajado a él en medio de fuego.m El humo subía como de un horno, y todo el monte temblaba violentamente. 19 El sonido de trompetas fue haciéndose cada vez más fuerte; Moisés hablaba, y Dios le contestaba con voz de trueno.
20 El Señor bajó a la parte más alta del monte Sinaí, y llamó a Moisés para que subiera a aquel mismo lugar. Moisés subió, 21 y el Señor le dijo:
–Baja y advierte a la gente que no traspase el límite ni trate de verme, no sea que muchos de ellos caigan muertos. 22 Aun los sacerdotes, que pueden acercarse a mí, deberán purificarse, para que yo no haga destrozos entre ellos.
23 Moisés contestó al Señor:
–El pueblo no se atreverá a subir a este monte Sinaí, pues tú nos ordenaste ponerle un límite y declararlo sagrado.
24 Y el Señor le dijo:
–Anda, baja; después subirás con Aarón. Pero los sacerdotes y el pueblo no deben traspasar el límite para subir a donde yo estoy, no sea que yo haga destrozos entre ellos.
25 Moisés bajó y repitió esto a los israelitas.
20 Los diez mandamientosa
Dios habló, y dijo todas estas palabras:b
“Yo soy el Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, donde eras esclavo.c
“No tengas otros dioses aparte de mí.d
“No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en el mar debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni les rindas culto,e porque yo soy el Señor tu Dios, Dios celosof que castiga la maldad de los padres que me odian, en sus hijos, nietos y bisnietos; pero que trato con amor por mil generaciones a los que me aman y cumplen mis mandamientos.g h
“No hagas mal uso del nombre del Señor tu Dios,i pues el Señor no dejará sin castigo al que use mal su nombre.
“Acuérdate del sábado, para consagrárselo al Señor.j Trabaja seis días y haz en ellos todo lo que tengas que hacer, 10 pero el séptimo día es de reposo consagrado al Señor tu Dios. No hagas trabajo alguno en ese día,k ni tampoco tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo o tu esclava, ni tus animales, ni el extranjero que viva contigo. 11 Porque el Señor hizo en seis días el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos, y descansó el día séptimo. Por eso el Señor bendijo el sábado y lo declaró día sagrado.l
12 “Honra a tu padre y a tu madre,m para que vivas una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.n
13 “No mates.ñ
14 “No cometas adulterio.o
15 “No robes.p
16 “No digas mentiras en perjuicio de tu prójimo.q
17 “No codiciesr la casa de tu prójimo: no codicies su mujer, ni su esclavo o su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada que le pertenezca.”
Los israelitas sienten temor de Dios
18 Todos los israelitas fueron testigos de los truenos y relámpagos, del sonido de trompetas y del monte envuelto en humo; pero tenían miedos y se mantenían alejados. 19 Así que dijeron a Moisés:
–Háblanos tú, y obedeceremos; pero que no nos hable Dios, no sea que muramos.t
20 Moisés les contestó:
–No tengáis miedo. Dios ha venido para poneros a prueba y para que siempre sintáis temor de él, a fin de que no pequéis.
21 Y mientras el pueblo se mantenía alejado, Moisés se acercó a la nube oscura en la que estaba Dios.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats