Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Apocalipsis 2.1-3.22

Apocalipsis :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22

2 El mensaje a Éfesoa
“Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso:b ‘Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y anda en medio de los siete candelabros de oro:c Yo sé todo lo que haces; conozco tu duro trabajo y tu constancia, y sé que no puedes soportar a los malos. También sé que has puesto a prueba a quienes dicen ser apóstoles y no lo son, y has descubierto que son mentirosos. Has sido constante y has sufrido mucho por mi causa, sin cansarte. Pero tengo una cosa contra ti: que ya no tienes el mismo amor que al principio. Por eso, recuerda de dónde has caído, vuélvete a Dios y haz otra vez lo que hacías al principio. Si no, iré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos que te vuelvas a Dios. Sin embargo, tienes a tu favor que odias los hechos de los nicolaítas,d los cuales yo también odio. ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! A los vencedorese les daré a comer del árbol de la vida,f que está en el paraíso de Dios.’g
El mensaje a Esmirna
“Escribe también al ángel de la iglesia de Esmirna:h ‘Esto dice el primero y el último, el que murió y ha vuelto a vivir:i Yo conozco tus sufrimientos y tu pobreza, aunque en realidad eres rico.j Y sé lo mal que hablan de ti esos que se dicen judíos pero no son otra cosa que una sinagoga de Satanás.k 10 No tengas miedo de lo que vas a sufrir; pues el diablo meterá en la cárcel a algunos de vosotros para que todos seáis puestos a prueba, y tendréis que sufrir durante diez días.l Sé fiel hasta la muerte y yo te daré la vida como premio.m 11 ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! Los vencedores no sufrirán ningún daño de la segunda muerte.’n
El mensaje a Pérgamo
12 “Escribe también al ángel de la iglesia de Pérgamo: ‘Esto dice el que tiene la espada aguda de dos filos:ñ 13 Yo sé que vives donde Satanás tiene su trono;o sin embargo, sigues fiel a mi causa y no renegaste de tu fe en míp ni siquiera en los días en que a Antipas, mi testigoq fiel, lo mataron en esa ciudad donde vive Satanás. 14 Pero tengo unas cuantas cosas contra ti: toleras ahí a algunos que no quieren apartarse de la enseñanza de Balaam, el que aconsejó a Balac que hiciera pecar a los israelitasr incitándolos a comer alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídoloss y a entregarse a la prostitución.t 15 También tienes ahí algunos que no quieren apartarse de la enseñanza de los nicolaítas.u 16 Vuélvete, pues, a Dios; de lo contrario, iré pronto a ti y con la espada que sale de mi boca pelearé contra ellos. 17 ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias! A los vencedores les daré a comer del manáv escondido; y les daré también una piedrecita blancaw en la que está escrito un nombre nuevox que nadie conoce sino solo aquel que lo recibe.’
El mensaje a Tiatira
18 “Escribe también al ángel de la iglesia de Tiatira:y ‘Esto dice el Hijo de Dios, el que tiene los ojos como llamas de fuego y los pies como bronce bruñido:z 19 Yo sé todo lo que haces; conozco tu amor, tu fe,a tu servicio y tu constancia, y sé que ahora estás haciendo más que al principio. 20 Pero tengo una cosa contra ti: toleras a esa mujer, Jezabel,b que dice hablar de parte de Dios pero engaña con su enseñanza a mis siervos, incitándolos a entregarse a la prostitución y a comer alimentos ofrecidos en sacrificio a los ídolos. 21 Yo le he dado tiempo para que se vuelva a Dios, pero no ha querido hacerlo ni ha abandonado su prostitución.c 22-23 Por eso, voy a hacerla caer en cama y mataré a sus hijos. Y a los que con ella cometen adulterio,d si no dejan de portarse como ella, les enviaré grandes sufrimientos. Así todas las iglesias se darán cuenta de que yo conozco hasta el fondo la mente y el corazón,e y a cada uno de vosotros le daré según sus hechos.f 24 En cuanto a vosotros, los que vivís en Tiatira pero no habéis seguido esa enseñanza ni habéis llegado a conocer lo que ellos llaman los secretos profundos de Satanás,g os digo que no os impongo otra carga. 25 Pero conservad lo que tenéis, hasta que yo venga. 26 A los vencedores y a los que hasta el fin sigan haciendo lo que yo quiero que se haga, les daré autoridad sobre las naciones, 27-28 así como mi Padre me ha dado autoridad a mí. Gobernarán a las naciones con cetro de hierro y las harán pedazos como a ollas de barro.h También les daré la estrella de la mañana.i 29 ¡Quien tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!’
El mensaje a Sardes
3
“Escribe también al ángel de la iglesia de Sardes:a ‘Esto dice el que tiene los siete espíritus de Diosb y las siete estrellas:c Yo sé todo lo que haces, y sé que estás muerto aunque tienes fama de estar vivo. Despiértate, y refuerza lo que todavía queda y está a punto de morir, pues he visto que tus hechos no son perfectos delante de mi Dios. Recuerda la enseñanza que has recibido; síguela y vuélvete a Dios. Si no te mantienes despierto, iré a ti como un ladrón, cuando menos lo esperes.d Sin embargo, ahí en Sardes tienes algunos que no han manchado sus vestidos; estos andarán conmigo vestidos de blanco,e porque se lo merecen. Los vencedores serán vestidos de blanco, y no borraré sus nombres del libro de la vidaf sino que los reconoceré delante de mi Padre y delante de sus ángeles.g ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!’
El mensaje a Filadelfia
“Escribe también al ángel de la iglesia de Filadelfia: ‘Esto dice el que es santo y verdadero, el que tiene la llave del rey David, el que cuando abre nadie puede cerrar y cuando cierra nadie puede abrir:h Yo sé todo lo que haces. Mira, ante ti he puesto una puerta abierta que nadie puede cerrar, y aunque tienes poca fuerza, has hecho caso a mi palabra y no me has negado.i Yo haré que los de la sinagoga de Satanás, esos mentirosos que dicen ser judíos y no lo son,j vayan a arrodillarse a tus pies, para que sepan que yo te he amado.k 10 Has cumplido mi mandamiento de ser constante, y por eso te protegeré de la hora de la prueba que va a venir sobre el mundo entero para poner a prueba a todos los habitantes de la tierra. 11 Vengo pronto. Conserva lo que tienes, para que nadie te arrebate tu premio.l 12 A los vencedores les daré que sean columnas del templo de mi Dios, y nunca más saldrán de allí; y en ellos escribiré el nombre de mi Diosm y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén que viene del cielo, de mi Dios;n y también escribiré en ellos mi nombre nuevo.ñ 13 ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!’
El mensaje a Laodicea
14 “Escribe también al ángel de la iglesia de Laodicea:o ‘Esto dice el Amén, el testigo fielp que dice la verdad, el origen de todo lo que Dios creó:q 15 Yo sé todo lo que haces. Sé que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16 Pero como eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. 17 Dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que nada te hace falta; y no te das cuenta de que eres un desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo.r 18 Por eso te aconsejo que compres de mí oro refinado en el fuego, para que seas realmente rico; y que compres de mí ropas blancas para vestirte y cubrir tu vergonzosa desnudez, y colirio para aplicártelo a los ojos y que veas. 19 Yo reprendo y corrijo a los que amo.s Por lo tanto, sé fervoroso y vuélvete a Dios. 20 Mira, yo estoy llamando a la puerta: si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos.t 21 A los vencedores les daré un lugar conmigo en mi trono,u así como yo he vencidov y me he sentado con mi Padre en su trono. 22 ¡Quien tiene oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias!’ ”

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats