Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Génesis 32.1-33.20

Génesis :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50

Jacob envía mensajeros a Esaú
32
Jacob siguió su camino, y unos ángeles de Dios le salieron al encuentro. Cuando Jacob los vio, dijo: “Este es un ejército de Dios.” Por eso llamó Mahanaima a aquel lugar.
Jacob envió unos mensajeros a la tierra de Seír,b que es la región de Edom, para anunciar su llegada a su hermano Esaú, y les dio este mensaje: “Decid a mi hermano Esaú: ‘Tu hermano Jacob se pone a tus órdenes, y nos manda a decirte: He vivido con Labán todo este tiempo, y tengo vacas, asnos, ovejas, esclavos y esclavas. Envío este mensaje a mi señor, esperando ganarme su buena voluntad.’ ”
Cuando los mensajeros regresaron, dijeron a Jacob:
–Fuimos a ver a tu hermano Esaú, y ya viene él mismo a recibirte, acompañado de cuatrocientos hombres.
Al oir esto, Jacob se llenó de miedo y se quedó muy preocupado. Dividió entonces en dos grupos la gente que llevaba con él, y también las ovejas, vacas y camellos, pues pensó: “Si Esaú viene contra un grupo y lo ataca, el otro grupo podrá escapar.” Luego comenzó a orar: “Señor, Dios de mi abuelo Abraham y de mi padre Isaac, que me dijiste que regresara a mi tierra y a mis parientes, y que harías que me fuera bien: 10 no merezco la bondad y fidelidad con que me has tratado. Yo crucé este río Jordán sin llevar nada más que mi bastón, y ahora he llegado a poseer dos campamentos. 11 ¡Por favor, sálvame de las manos de mi hermano Esaú! Tengo miedo de que venga a atacarme y que mate a las mujeres y a los niños. 12 Tú has dicho claramente que harás que me vaya bien, y que mis descendientes serán tan numerosos como los granitos de arena del mar, que no se pueden contar.”c
13 Aquella noche Jacob durmió allí, y de lo que tenía a mano escogió regalos para su hermano Esaú: 14 doscientas cabras, veinte chivos, doscientas ovejas, veinte carneros, 15 treinta camellas recién paridas, con sus crías, cuarenta vacas, diez novillos, veinte asnas y diez asnos. 16 Luego entregó a sus siervos cada rebaño por separado, y les dijo:
–Adelantaos, y guardad alguna distancia entre rebaño y rebaño.
17 Al primero que envió, le ordenó:
–Cuando te encuentre mi hermano Esaú y te pregunte quién es tu amo, a dónde vas y de quién son los animales que llevas, 18 contéstale: ‘Es un regalo para ti, mi señor Esaú, de parte de Jacob, tu servidor. Por cierto, él mismo viene detrás de nosotros.’
19 También al segundo que envió, y al tercero, y a todos los que llevaban los rebaños, les dijo:
–Cuando encontréis a Esaú, decidle lo mismo, 20 y decidle también: ‘Jacob, tu servidor, viene detrás de nosotros.’
Porque Jacob pensaba: “Calmaré su enojo con los regalos que le envío por delante, y luego le veré personalmente. Tal vez de este modo me recibirá bien.” 21 Así pues, los regalos fueron delante, y él se quedó a pasar la noche en su campamento.
Jacob lucha con un ángeld
22 Jacob se levantó aquella misma noche, tomó a sus dos esposas, sus dos esclavas y sus once hijos, y los hizo cruzar el vado del río Jaboc,e 23 junto con todo lo que tenía. 24 Cuando Jacob se quedó solo, un hombre luchó con élf hasta el amanecer; 25 pero como el hombre vio que no podía vencer a Jacob, le golpeó en la coyuntura de la cadera, y esa parte se le dislocó a Jacob mientras luchaba. 26 Entonces el hombre le dijo:
–Suéltame, porque ya está amaneciendo.
–Si no me bendices, no te soltarég –contestó Jacob.
27 –¿Cómo te llamas? –preguntó aquel hombre.
–Me llamo Jacob –respondió él.
28 Entonces el hombre le dijo:
–Ya no te llamarás Jacob.h Tu nombre será Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido.i
29 –Ahora dime cómo te llamas tú –preguntó Jacob.
Pero el hombre contestó:
–¿Para qué me preguntas mi nombre?j
Luego el hombre le bendijo allí mismo. 30 Y Jacob llamó a aquel lugar Penuel,k porque dijo: “He visto a Dios cara a cara, y sin embargo todavía estoy vivo.”l
31 Ya Jacob estaba pasando Penuel cuando el sol salió; pero debido a su cadera, iba cojeando. 32 Por eso, aun en el día de hoy, los descendientes de Israel no comen el tendón que está en la coyuntura de la cadera, porque Jacob fue golpeado en esa parte.
Reconciliación de Jacob y Esaú
33
Cuando Jacob vio que Esaú venía acompañado de cuatrocientos hombres, repartió a los niños entre Lía, Raquel y las dos esclavas.a Situó primero a las esclavas con sus hijos, luego a Lía con sus hijos, y por último a Raquel y José. Luego se adelantó a ellos, y se inclinó hasta tocar el suelo con la frente siete veces,b hasta que estuvo cerca de su hermano. Pero Esaú corrió a su encuentro y, echándole los brazos al cuello, le abrazó y le besó. Los dos lloraron. Después Esaú se fijó en las mujeres y los niños, y preguntó:
–Y estos, ¿quiénes son?
–Son los hijos que Dios ha dado a tu servidor –dijo Jacob.
Entonces las esclavas y sus hijos se acercaron, y se inclinaron hasta tocar el suelo con la frente; luego se acercaron Lía y sus hijos, y se inclinaron de la misma manera; y por último se acercaron José y Raquel, y también se inclinaron. Y preguntó Esaú:
–¿Qué piensas hacer con todos esos rebaños que he venido encontrando?
–Ganarme tu buena voluntad–respondió Jacob.
–No, hermano mío, yo tengo suficiente. Quédate con lo que es tuyo –dijo Esaú.
10 Pero Jacob insistió:
–No, por favor. Si me he ganado tu buena voluntad, acepta este regalo, pues verte en persona es como ver a Dios mismo,c ya que tú me has recibido muy bien. 11 Te ruego que aceptes el regalo que te he traído, pues Dios me ha hecho rico, y nada me falta.
Tanto insistió Jacob, que al fin Esaú aceptó el regalo; 12 pero dijo:
–Bueno, vámonos de aquí. Yo iré delante de ti.
13 Y Jacob respondió:
–Querido hermano, tú sabes que los niños son débiles, y que debo pensar en las ovejas y en las vacas paridas; si se las cansa, en un solo día pueden morir todas las ovejas. 14 Es mejor que tú te adelantes a este servidor tuyo; yo iré poco a poco, al paso de los animales que van delante de mí, y al paso de los niños, hasta reunirme contigo en Seír.d
15 –Bueno –dijo Esaú–, permíteme dejarte algunos hombres de los que vienen conmigo.
Pero Jacob contestó:
–¡No, por favor! ¿Para qué te molestas?
16 Aquel mismo día regresó Esaú a Seír. 17 Jacob, en cambio, se fue a Sucot, donde hizo una casa para él y unas enramadas para sus animales. Por eso, a aquel lugar lo llamó Sucot.e
18 Cuando Jacob vino de Padán-aram, llegó sano y salvo a Canaán y acampó frente a la ciudad de Siquem.f 19 Por cien monedasg compró un terreno a los hijos de Hamor, el padre de Siquem, y allí montó su campamento. 20 Después construyó un altar, y lo llamó El-elohé-israel.h

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats