Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Hechos 10.1-11.18

Hechos :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28

III. ANUNCIO DEL EVANGELIO A PUEBLOS PAGANOS (10–28)
1. Preliminares de la misión (10–12)
10 Pedro y Cornelioa
Había en la ciudad de Cesarea un hombre llamado Cornelio, centurión del batallónb que llamaban el Italiano.c Era un hombre piadoso que, junto con toda su familia, adoraba a Dios.d Daba mucho dinero para ayudar a los judíos y oraba sin cesar a Dios. Un día, a eso de las tres de la tarde,e tuvo una visión:
Vio claramente a un ángel de Dios que entraba donde él estaba y le decía: “¡Cornelio!”
Cornelio se quedó mirando al ángel, y lleno de miedo le preguntó: “¿Qué se te ofrece, señor?” El ángel le dijo: “Dios tiene presentes tus oraciones y todo cuanto has hecho en favor de los necesitados. Envía a alguien a la ciudad de Jope para que haga venir a un tal Simón, también conocido como Pedro. Se aloja en casa de otro Simón, un curtidor que vive junto al mar.”
Cuando se fue el ángel que le había hablado, Cornelio llamó a dos de sus sirvientes y a un soldado muy religioso y de su confianza, y después de contárselo todo los envió a Jope.
Al día siguiente, a eso del mediodía, yendo ellos de camino cerca de Jope,f Pedro subió a orar a la azotea de la casa.g 10 Tenía hambre y deseaba comer alguna cosa, pero mientras le preparaban la comida tuvo una visión. 11 Vio que el cielo se abría y que bajaba a la tierra algo semejante a un gran lienzo atado por sus cuatro puntas. 12 En el lienzo había toda clase de cuadrúpedos, reptiles y aves. 13 Oyó una voz que le decía: “Levántate, Pedro; mata y come.”
14 Pedro contestó: “No, Señor, yo nunca he comido nada profano ni impuro.”h 15 La voz le habló de nuevo diciendo: “Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano.”i
16 Esto sucedió tres veces, y luego el lienzo volvió a subir al cielo. 17 Pedro estaba preocupado pensando qué querría decir aquella visión, cuando llegaron a la puerta los hombres de Cornelio que andaban preguntando por la casa de Simón. 18 Al llegar preguntaron en voz alta si allí se alojaba un tal Simón, a quien también llamaban Pedro.
19 Y mientras Pedro seguía pensando en la visión, el Espíritu Santo le dijo: “Mira, tres hombres te buscan. 20 Levántate, baja y ve con ellos sin dudarlo, porque yo los he enviado.”
21 Pedro bajó y dijo a los hombres:
–Yo soy el que buscáis. ¿A qué habéis venido?
22 Ellos contestaron:
–Venimos de parte del centurión Cornelio, un hombre justo, que adora a Dios y a quien todos los judíos aprecian de veras. Un ángel de Dios le ha dicho que te haga llamar, para que vayas a su casa y escuche lo que tengas que decirle.
23 Entonces Pedro los hizo entrar, y se quedaron con él aquella noche. Al día siguiente se fue con ellos, acompañado también por algunos de los hermanos que vivían en Jope.j 24 Un día después llegaron a Cesarea, donde Cornelio los estaba esperando junto con un grupo de parientes y amigos íntimos a quienes había invitado. 25 Cuando Pedro llegó a la casa, Cornelio salió a recibirle, y cayendo de rodillas delante de él le adoraba.k 26 Pero Pedro le levantó y le dijo:
–Ponte en pie, pues yo soy un hombre lo mismo que tú.
27 Mientras hablaba con él, entró y se encontró con muchas personas allí reunidas. 28 Pedro les dijo:
–Sabéis que a un judío le prohíbe su religión tener trato con extranjeros o entrar en sus casas.l Pero Dios me ha enseñado que no debo llamar profano o impuro a nadie; 29 por lo cual, en cuanto me avisaron, vine sin poner ninguna objeción. Quisiera saber, pues, por qué me habéis llamado.
30 Cornelio contestó:
–Hace cuatro días, a esta misma hora, estaba yo aquí en mi casa ayunando y haciendo la oración de las tres de la tarde,m cuando se me apareció un hombre vestido con ropas brillantes. 31 Me dijo: ‘Cornelio, Dios ha oído tu oración y se ha acordado de todo lo que has hecho en favor de los necesitados. 32 Envía a alguien a la ciudad de Jope para que haga venir a Simón, que también se llama Pedro. Está alojado en casa de otro Simón, un curtidor que vive junto al mar.’ 33 Así que envié inmediatamente a buscarte, y tú has tenido la bondad de venir. Ahora estamos todos aquí, delante de Dios, para escuchar todo lo que el Señor te ha mandado decirnos.
Discurso de Pedro en casa de Cornelion
34 Pedro comenzó entonces a hablar, diciendo:
–Ahora entiendo que verdaderamente Dios no hace diferencia entre una persona y otra.ñ 35 Dios acepta a quienes le reverencian y hacen lo bueno, cualquiera que sea su nación. 36 Dios habló a los descendientes de Israel anunciando el mensaje de pazo por medio de Jesucristo, que es el Señor de todos. 37 Vosotros ya sabéis lo que pasó en toda la tierra de los judíos, comenzando por Galilea, después que Juan proclamara que es necesario bautizarse. 38 Sabéis que Dios llenó de poder y del Espíritu Santo a Jesús de Nazaret, y que este anduvo haciendo el bien y sanando a cuantos sufrían bajo el poder del diablo, porque Dios estaba con él. 39 Y nosotros somos testigos de todo lo que hizo en la región de Judea y en Jerusalén. Después lo mataron colgándolo de una cruz;p 40 pero Dios le resucitó al tercer día e hizo que se nos apareciera a nosotros. 41 No se apareció a todo el pueblo, sino a nosotros, a quienes Dios había escogido de antemano como testigos. Nosotros comimos y bebimos con él después que resucitó,q 42 y él nos envió a anunciar al pueblo que Dios le ha puesto como Juez de vivos y muertos.r 43 Todos los profetas habían hablado ya de Jesús y habían dicho que quienes creen en él reciben por su mediación el perdón de los pecados.s
Los no judíos reciben el Espíritu Santo
44 Aún estaba hablando Pedro, cuando el Espíritu Santo vino sobre todos los que escuchaban el mensaje. 45 Y los creyentes procedentes del judaísmo que habían llegado con Pedro, se quedaron admirados de que el Espíritu Santo fuera dado también at los que no eran judíos, 46 pues les oían hablar en otras lenguasu y alabar a Dios.v 47 Entonces Pedro dijo:
–¿Acaso puede impedirse que sean bautizadas estas personas que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?
48 Y mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo. Después rogaron a Pedro que se quedase con ellos algunos días.
Informe de Pedro a la iglesia de Jerusalén
11
Los apóstoles y los hermanos que estaban en Judea recibieron noticias de que también los no judíos habían aceptado el mensaje de Dios. Pero cuando Pedro volvió a Jerusalén, algunos creyentes procedentes del judaísmo le reprocharona diciendo:
–¿Por qué fuiste a visitar a los que no son judíos y a comer con ellos?b
Pedro les contó desde el principio lo que había sucedido. Les dijo:
–Estaba yo en la ciudad de Jope, y mientras oraba tuve una visión. Vi algo semejante a un gran lienzo atado por sus cuatro puntas que bajaba del cielo hasta donde yo me encontraba. Miré atentamente lo que había dentro, y vi cuadrúpedos y fieras, reptiles y aves. Y oí una voz que me decía: ‘Levántate, Pedro; mata y come.’ Contesté: ‘No, Señor, porque nunca ha entrado en mi boca nada profano ni impuro.’ Entonces la voz del cielo me habló de nuevo diciendo: ‘Lo que Dios ha purificado no lo llames tú profano.’ 10 Esto sucedió tres veces y luego todo volvió a subir al cielo. 11 En aquel momento, tres hombres enviados desde Cesarea a buscarme llegaron a la casa donde estábamos. 12 El Espíritu me mandó que, sin dudarlo, fuera con ellos. Y también fueron conmigo estos seis hermanos.c Todos entramos en casa de cierto hombre 13 que nos contó cómo en su casa había visto a un ángel que, puesto en pie, le había dicho: ‘Manda a alguien a la ciudad de Jope para hacer venir a Simón, a quien también se conoce como Pedro. 14 Él te dirá cómo puedes salvarte tú y toda tu familia.’d 15 Cuando comencé a hablarles, el Espíritu Santo vino sobre ellos, de igual manera que al principio había venido sobre nosotros.e 16 Entonces me acordé de lo que había dicho el Señor: 'Es cierto que Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo.'f 17 Pues bien, si Dios les da también a ellos el mismo don que nos ha dado a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién soy yo para oponerme a Dios?
18 Cuando los hermanos de Jerusalén oyeron estas cosas, se calmaron y alabaron a Dios diciendo:
–¡De manera que también a los que no son judíos les ha dado Dios la oportunidad de volverse a él y alcanzar la vida eterna!

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats