Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Isaías 6

Isaías :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66

6 Llamamiento de Isaíasa
El año en que murió el rey Ozías,b vi al Señor sentado en un tronoc muy alto; el borde de su manto llenaba el templo. Unos seres como de fuegod estaban por encima de él. Cada uno tenía seis alas. Con dos alas se cubrían la cara, con otras dos se cubrían la parte inferior del cuerpoe y con las otras dos volaban. Y se decían el uno al otro:

“Santo, santo, santo es el Señor todopoderoso;f
toda la tierra está llena de su gloria.”

Al resonar esta voz, las puertas del templo temblaron, y el templo mismo se llenó de humo.g Y pensé: “¡Ay de mí, voy a morir!h He visto con mis ojos al Rey, al Señor todopoderoso; yo, que soy un hombre de labios impuros y vivo en medio de un pueblo de labios impuros.”
En ese momento, uno de aquellos seres como de fuego voló hacia mí. Con unas tenazas sostenía una brasa que había tomado de sobre el altar, me tocó con ella la boca y me dijo:

“Mira, esta brasa ha tocado tus labios.
Tu maldad te ha sido quitada,
tus culpas te han sido perdonadas.”

Entonces oí la voz del Señor, que decía:
“¿A quién voy a enviar?
¿Quién será nuestro mensajero?”i

Yo respondí:
“Aquí estoy, envíame a mí.”

Y me dijo:
“Ve y dile a este pueblo:
‘Por más que escuchéis, no entenderéis;
por más que miréis, no comprenderéis.’
10 Entorpece la mentej de este pueblo;
tápales los oídos y cúbreles los ojos
para que no puedan ver ni oir,
ni puedan entender,
para que no se vuelvan a mí
y yo no los sane.”k

11 Yo le pregunté:
“¿Cuánto tiempo durará esto, Señor?”

Y él me contestó:
“Hasta que las ciudades queden destruidas
y sin ningún habitante;
hasta que las casas queden sin gente
y los campos desiertos,
12 y el Señor haga salir desterrada a la gente,
y el país quede completamente vacío.
13 Y si aún queda una décima parte del pueblo,
también será destruida,
como cuando se corta un roble o una encina
y solo queda el tronco.”
(Pero de ese tronco saldrá un retoño sagrado.)l

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats