Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Mateo 5.1-6.4

Mateo :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28

5 III. SERMÓN DEL MONTE (5–7)a
Al ver la multitud, Jesús subió al monte y se sentó.b Sus discípulos se le acercaron, y él comenzó a enseñarles diciendo:
La dicha verdadera ("Bienaventuranzas")c
“Dichosos los que reconocen su pobreza espiritual,d porque suyo es el reino de los cielos.e
“Dichosos los que sufren,f porque serán consolados.g h
“Dichosos los humildes, porque heredarán la tierra que Dios les ha prometido.i
“Dichosos los que tienen hambre y sedj de justicia,k porque serán satisfechos.l
“Dichosos los compasivos, porque Dios tendrá compasión de ellos.
“Dichosos los de corazón limpio,m porque verán a Dios.
“Dichosos los que trabajan por la paz,n porque Dios los llamará hijos suyos.
10 “Dichosos los perseguidos por hacer lo que es justo,ñ porque suyo es el reino de los cielos.
11 “Dichosos vosotros, cuando la gente os insulte y os maltrate, y cuando por causa mía digan contra vosotros toda clase de mentiras.o 12 ¡Alegraos, estad contentos, porque en el cielo tenéis preparada una gran recompensa!p Así persiguieron también a los profetas que vivieron antes que vosotros.q
Sal y luz del mundo
13 “Vosotros sois la sal de este mundo. Pero si la sal deja de ser salada, ¿cómo seguirá salando? Ya no sirve para nada, así que se la arroja a la calle y la gente la pisotea.r
14 “Vosotros sois la luz de este mundo.s Una ciudad situada en lo alto de un monte no puede ocultarse; 15 y una lámparat no se enciende para taparla con alguna vasija,u sino que se la pone en alto para que alumbre a todos los que están en la casa.v w 16 Del mismo modo, procurad que vuestra luz brille delante de la gente, para que, viendo el bien que hacéis, alaben todos a vuestro Padre que está en el cielo.x
El verdadero sentido de la ley
17 “No penséis que yo he venido a poner fin a la ley de Moisés y a las enseñanzas de los profetas.y No he venido a ponerles fin, sino a darles su verdadero sentido.z 18 Porque os aseguro que mientras existan el cielo y la tierra no se le quitará a la ley ni un punto ni una coma,a hasta que suceda lo que tenga que suceder. 19 Por eso, el que quebranteb uno de los mandamientos de la ley, aunque sea el más pequeño, y no enseñe a la gente a obedecerlos, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos. Pero el que los obedezca y enseñe a otros a hacer lo mismo, será considerado grande en el reino de los cielos.
Una justicia superior
20 "Porque os digo que si no superáis a los maestros de la ley y a los fariseosc en hacer lo que es justo delante de Dios,d no entraréis en el reino de los cielos.
1. El homicidioe
21 “Habéis oído que a vuestros antepasados se les dijo: ‘No mates,f pues el que mata será condenado.’ 22 Pero yo os digo que todo el que se enoje con su hermanog será condenado; el que insulteh a su hermano será juzgado por la Junta Suprema,i y el que injurie gravementej a su hermano se hará merecedor del fuego del infierno.k l
23 “Así que, si al llevar tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja tu ofrenda allí mismo delante del altar y ve primero a ponerte en paz con tu hermano. Entonces podrás volver al altar y presentar tu ofrenda.
25 “Si alguien quiere llevarte a juicio, procura ponerte de acuerdo con él mientras aún estés a tiempo, para que no te entregue al juez; porque si no, el juez te entregará a los guardias y te meterán en la cárcel. 26 Te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último céntimo.m n
2. El adulterio
27 “Habéis oído que antes se dijo: ‘No cometas adulterio.’ñ 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira con codicia a una mujer ya cometió adulterio con ella en su corazón.
29 “Por tanto, si tu ojo derecho te hace caer en pecado, sácalo y échalo lejos de ti; mejor es que pierdas una sola parte del cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te hace caer en pecado, córtala y échala lejos de ti; mejor es que pierdas una sola parte del cuerpo y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.o
3. El divorcio
31 “También se dijo: ‘Cualquiera que se separe de su esposa deberá darle un certificado de separación.’q 32 Pero yo os digo que todo aquel que se separa de su esposa, a no ser en caso de inmoralidad sexual,r la pone en peligro de cometer adulterio. Y el que se casa con una mujer separada también comete adulterio.
4. El juramento
33 “También habéis oído que se dijo a los antepasados: ‘No dejes de cumplir lo que hayas ofrecido bajo juramento al Señor.’s 34 Pero yo os digo que no juréis por nada ni por nadie. No juréis por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies;t ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.u 36 Ni siquiera juréis por vuestra propia cabeza, porque no podéis hacer que os salga blanco o negro ni un solo cabello. 37 Si decís ‘Sí’, que sea sí; y si decís ‘No’, que sea no. Lo que se aparta de esto, es malo.v w
5. La venganza
38 “Habéis oído que antes se dijo: ‘Ojo por ojo y diente por diente.’x 39 Pero yo os digo: No resistáis a quien os haga algún daño. Al contrario, si alguien te pega en la mejilla derecha, ofrécele también la otra.y 40 Si alguien te demanda y te quiere quitar la túnica, déjale también la capa.z 41 Y si alguien te obliga a llevar carga una milla, ve con él dos.a 42 Al que te pida algo, dáselo; y no le vuelvas la espalda a quien te pida prestado.b
6. El amor a los enemigos
43 “También habéis oído que antes se dijo: ‘Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo.’c 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen.d 45 Así seréis hijos de vuestro Padree que está en el cielo, pues él hace que su sol salga sobre malos y buenos, y envía la lluvia sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis solamente a quienes os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¡Hasta los que cobran impuestos para Romaf se portan así! 47 Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¡Hasta los paganos se portan así! 48 Vosotros, pues, sed perfectos, como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto.g
6 La práctica de la piedada
“No practiquéis vuestra religión delante de los demás solo para que os vean.b Si hacéis eso, no obtendréis ninguna recompensa de vuestro Padre que está en el cielo.
1. La limosna
“Por tanto, cuando ayudes a los necesitados no lo publiques a los cuatro vientos, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente los elogie. Os aseguro que con eso ya tienen su recompensa. Tú, por el contrario, cuando ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu más íntimo amigo.c Hazlo en secreto, y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu recompensa.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats