BIBLIJA.net    - La Biblia en Internet
SOCIEDAD BÍBLICA DE ESPAÑA
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Eclesiástico 3-5

Deberes de los hijos
3
Hijos míos, escuchadme a mí, que soy vuestro padre;
seguid mis consejos y os salvaréis.
El Señor quiere que el padre sea honrado por sus hijos,
y que la autoridad de la madre sea respetada por ellos.a
3
El que respeta a su padre alcanza el perdón de sus pecados,
y el que honra a su madre reúne una gran riqueza.
El que respeta a su padre recibirá alegría de sus propios hijos;
cuando ore, el Señor le escuchará.
El que honra a su padre tendrá larga vida;
el que respeta a su madre será premiado por el Señor,b
b 3.6 El que respeta a su madre será premiado por el Señor: según la versión siríaca. La versión griega tiene: Y el que obedece al Señor dará sosiego a su madre.
pues obedece a sus padres como si fueran sus amos.
Hijo mío, honra a tu padre con obras y palabras,
y así recibirás toda clase de bendiciones.
Porque la bendición del padre da raíces firmes a una familia,c
pero la maldición de la madre las arranca de raíz.d
c 3.9 A la bendición del padre para sus hijos, especialmente cuando aquel estaba para morir, se daba entre los israelitas un valor especial. Cf. Gn 27.27-29 (Isaac); 48.15-20; 49.1-27 (Jacob). d 3.9 Algunos mss. añaden: Porque su recompensa es un regalo eterno, con alegría.
10 No te sientas orgulloso viendo a tu padre pasar vergüenza,
pues esto no es ninguna honra para ti.
11 El honor de un hijo está en el honor de su padre;
en cambio, el que desprecia a su madre se llena de pecados.
12 Hijo mío, empéñate en honrar a tu padre;
no le abandones mientras tengas vida.
13 Aunque su inteligencia se debilite, sé comprensivo con él;
no le avergüences mientras viva.
14 Socorrer al padre es algo que no se olvidará;
será como ofrecer sacrificio por los pecados.
15 Cuando estés en aflicción, Dios se acordará de ti,
y perdonará tus pecados
como el calor del sol derrite el hielo.
16 El que abandona a su padre ofende al Señor,
y el que hace enojar a su madre es maldecido por Dios.e
16 e 3.16 Cf. Ex 21.17; Lv 20.9; Dt 27.16; Pr 19.26; 30.17.
La humildad
17 Hijo mío, sé humilde en todo lo que hagas
y te estimarán más que al que hace muchos regalos.
18 Cuanto más grande seas, más deberás humillarte;f
así agradarás a Dios.
18 f 3.18 Cf. Mt 20.26-27; 23.11; Mc 9.35; Lc 22.26.
19 Porque grande es la misericordia de Dios,
20 y él revela a los humildes sus secretos.g
20 g 3.20 Pr 3.32; Mt 11.25. La versión griega trae así los vs. 19-20: Muchos son altaneros y orgullosos, pero él revela sus secretos a los humildes. Porque grande es el poder del Señor, y por los humildes será glorificado.
21 No busques lo que es demasiado elevado para ti
ni quieras saber lo que es demasiado difícil.
22 Procura entender lo que Dios te ha mandado
y no te preocupes de lo que está en secreto.h
22 h 3.22 Dt 29.29.
23 No te inquietes por lo que te sobrepasa,
pues lo que has visto ya es demasiado para ti.
24 Muchos se han dejado engañar por sus propias ideas,i
y falsos pensamientos han desequilibrado su mente. [
24 i 3.24 Muchos se han dejado engañar por sus propias ideas: según la versión griega; heb.: Porque muchas son las opiniones de los hombres.
25 ] j 25 j 3.25 Algunos mss. añaden el v. 25: Al que no tiene pupilas le falta luz; al que no tiene entendimiento le falta la sabiduría. La última frase de este v. 25 está así en la versión griega: si no tienes ciencia, no hagas alardes.

26 Al que es terco, al fin le irá mal,
y el que ama el peligro, en él perecerá.k
26 k 3.26 Pr 28.14; Ro 2.5. El que ama el peligro, en él perecerá: según la versión griega; heb.: El que ama los placeres será arrastrado por ellos.
27 Al terco le esperan muchos sufrimientos,
y el pecadorl amontona más y más pecados.
27 l 3.27 Pecador: según la versión griega; heb. oscuro.
28 La desgracia del orgullosom no tiene remedio,
pues es el retoño de una mala planta.
28 m 3.28 La desgracia del orgulloso: según las versiones antiguas; heb.: No corras a curar la herida del impío.
29 El sabio entiende los proverbios de los sabios;
el que escucha atentamente se alegra en la sabiduría.
La ayuda al necesitado
30 El agua apaga el fuego que arde,
y el dar limosnas consigue el perdón de los pecados.n
30 n 3.30 Cf. Tb 4.7-11; 12.8-9; Eclo 29.8-13. La palabra hebrea traducida aquí como dar limosnas tenía originalmente el sentido amplio de rectitud, justicia, hacer el bien. Con sentido semejante se usa la palabra griega correpondiente en Mt 6.1.
31 Del que hace el bien se acordarán después;
cuando resbale, encontrará quien le sostenga.
4
Hijo mío, no te burles del que vive en la aflicción
ni desprecies al que sufre amargamente.a
4
No dejes sufrir al que está necesitado
ni te escondas del que está abatido.
No hagas sufrir al que tiene el corazón afligido
ni niegues tu ayuda al pobre.
No rechaces al débil que te pide ayudab
b 4.4 Mt 5.42. La versión griega añade: ni apartes tu rostro del pobre.
ni le des motivos para que te maldiga.c
c 4.5 La versión griega añade al comienzo de este v. las palabras: Del necesitado no retires la vista.
Si al sentirse triste y amargado levanta la voz,
el Creador escuchará sus gritos.d
d 4.6 Cf. Ex 22.22-24; Stg 5.4.
Hazte querer de los demás
y sé respetuoso con las autoridades.
Escucha con atención al pobre
y devuélvele con sencillez el saludo.
Libra del opresor al oprimido
y no te niegues a hacer justicia.
10 Pórtate como un padre con los huérfanos
y como un esposo con las viudas.e
Así Dios te llamará hijo,f
te amará y te librará de la desgracia.
10 e 4.10 Cf. Job 29.12,16; Sal 82.3; Is 1.17; Stg 1.27. f 4.10 Cf. Mt 5.45; Lc 6.35.
El premio de la sabiduríag
11 La sabiduría instruye a los que la buscan;
los guía como si fueran hijos suyos.
11 g 4.11-19 Pr 8.1,34-35. Es característico de los libros sapienciales presentar a la sabiduría personificada. Cf. Pr 1.20-33; 8.12-21; 9.1-6; Eclo 24.1-22; 51.13-30; Sab 8–11.
12 Los que la aman, aman la vida;
los que la buscan con afán, agradan al Señor.
13 Los que la retienen, recibirán honor de él;
dondequiera que vivan los bendecirá el Señor.
14 Servirla a ella es servir al Dios santo;
el Señor ama a los que la aman.
15 El que la obedeceh juzgará a las naciones;
el que le hace caso vivirá en su casa.
15 h 4.15 En el texto hebreo, los vs. 15-19 presentan a la sabiduría hablando en primera persona ( el que me obedece... el que me hace caso...). En esta traducción se ha unificado toda la sección 4.15-19 en tercera persona, como lo ha hecho la versión griega.
16 Disimuladamente caminará con él.
17 Lo pondrá primero a prueba,
y cuando tenga lleno de ella el corazón,
18 volverá a él para guiarle y revelarle sus secretos.
19 Pero si él se desvía, lo rechazará
y lo entregará a su ruina.
Ni tímido ni arrogante
20 Hijo mío, fíjate en las circunstancias y aléjate del mal,
para que no te avergüences de ti mismo.
21 Porque hay una vergüenza que trae pecado
y otra vergüenza que produce honor y buena fama.
22 No tengas consideraciones con otros en perjuicio propio
ni seas tan tímido que te perjudiques a ti mismo.
23 No dejes de hablar cuando sea necesario
ni escondas tu sabiduría.
24 Porque la sabiduría se conoce al hablar,
y la inteligencia, al dar una respuesta.
25-26 No seas rebelde a la verdad
ni luches contra la corriente.
No te dé vergüenza confesar tus faltas;i
avergüénzate de tu ignorancia.
25 i 4.25-26 Cf. Lv 5.5; Nm 5.6-7.
27 No te humilles delante de un insensato,
pero no resistas a los que gobiernan.j
27 j 4.27 El texto hebreo añade: No te sientes con un juez inicuo, porque tú también juzgarás como a él le parezca.
28 Lucha por la justiciak hasta la muerte
y el Señor luchará a favor tuyo.l
28 k 4.28 Mt 5.6. La versión griega, en vez de justicia tiene verdad. l 4.28 El texto hebreo añade: No alardees de ser doble, ni andes levantando calumnias.
29 No seas altanero cuando hables
ni débil y cobarde en tus acciones.
30 No seas como un leónm con tu familia
y tímido con tus esclavos.
30 m 4.30 Algunos mss. tienen perro en vez de león.
31 No mantengas la mano extendida para recibir
y recogida para dar.n
31 n 4.31 Hch 20.35.
Contra la presunción
5
No confíes en tu riquezaa
ni digas: “Tengo suficiente.”b
5
a 5.1 Cf. Pr 11.28; Mc 10.23-25.
b 5.1 Eclo 11.23-24. Tengo suficiente es la expresión del que cree que con las riquezas materiales ya lo tiene todo. Cf. Lc 12.15-21.
No confíes en tus fuerzas
para seguir tus caprichos.c
c 5.2 Al fin de este v., el heb. añade: No te dejes llevar de tu corazón y de tus ojos, para seguir los malos deseos.
No digas: “Nadie puede contra mí”,
porque el Señor te pedirá cuentas.
No digas: “Pequé, y nada me sucedió.”
Lo que pasa es que Dios es muy paciente.d
d 5.4 Al fin de este v., el heb. añade: No digas: el Señor es compasivo y borrará todos mis pecados.
No confíes en su perdón
para seguir pecando más y más.e
e 5.5 Cf. Ro 2.4-5; 6.1.
No digas: “Dios es muy compasivo;
por más que yo peque, me perdonará.”
Porque él es compasivo, pero también se enoja,f
y castiga con ira a los malvados.
f 5.6 Ex 20.5-6; Eclo 16.11.
No tardes en volverte a él;
no lo dejes siempre para el día siguiente.
Porque, cuando menos lo pienses, el Señor se enojará,
y perecerás en el día del castigo.
No confíes en riquezas mal adquiridas,g
pues de nada te servirán en el día del castigo.h
g 5.8 Riquezas mal adquiridas: También puede entenderse como riquezas engañosas, en las que uno no puede confiar. Cf. Lc 16.9. h 5.8 Cf. Pr 10.2; 11.4; Lc 16.19-31.
La sinceridad
No avientes el trigo a cualquier viento
ni camines en cualquier dirección.i
i 5.9 Cada cosa tiene su momento oportuno, y hay que saber reconocerlo.
10 Sé constante en tu manera de pensar
y no tengas más que una palabra.j
10 j 5.10 No tener más que una palabra es lo mismo que ser sincero, digno de crédito. Cf. Mt 5.37; Stg 5.12.
11 Date prisa para escuchar,
pero ten calma para responder.k
11 k 5.11 Stg 1.19.
12 Si puedes, responde a los demás;
pero si no, quédate callado.
13 El hablar puede servir para la honra y la deshonra.
¡La lengua es la ruina del hombre!l
13 l 5.13-14 Cf. Pr 18.21; Eclo 28.13-26; Stg 3.2-12.
14 No seas falso
ni calumnies con tu lengua.
Así como para el ladrón se hizo la vergüenza,
las peores injurias se hicieron para el falso.
15 No hagas ningún mal, ni grande ni pequeño.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España



Buscar Biblia ] [ Acerca de las versiones de la Biblia ] [ Ayuda ] [ Abreviaturas ] [ Webmasters ]

Exprese su opinión ]

Sociedad Bíblica de España ] [ Sociedad Bíblica de Eslovenia ]

Última actualización del programa: 17/12/2009
visitor stats