Sociedad Bíblica

Libros DHH:

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n  BCI  CEV  GNB  WEB  ASV  KJV  SEG  L45  RUS  VLC  VUL  RCB  SSP  SSP-Op  SSP-Ref  SSP3  JUB  EKU  CHR  DAL Elija entre el grupo estándar de versiones para este idioma   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Efesios 2:1-10

Efesios :Introducción 1 2 3 4 5 6

Dios nos libró de la muerte por medio de Cristo
2
Vosotros, antes, estabais muertos a causa de las maldades y pecadosa
2
a 2.1-5 Col 2.13.
Salvos por gracia
2
Él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,a
2
a 2.1-5 Col 2.13.
en que vivíais, pues seguíais el ejemplo de este mundo y hacíais la voluntad de aquel espíritu que domina en el aire y que anima a los que desobedecen a Dios.b b 2.2 Col 3.6-7; cf. Ef 6.11-12. Aquel espíritu que domina en el aire: Satanás, llamado el diablo en Ef 4.27; 6.11 y el maligno en Ef 6.16. Véase Jn 12.31 n.; cf. 2 Co 4.4. en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.b b 2.2 Col 3.6-7; cf. Ef 6.11-12. Príncipe de la potestad del aire: Satanás, llamado el diablo en Ef 4.27; 6.11 y el maligno en Ef 6.16. Véase Jn 12.31 n.; cf. 2 Co 4.4.
De esa manera vivíamos también todos nosotros en otro tiempo, siguiendo nuestros propios deseos y satisfaciendo los caprichos de nuestra naturaleza pecadora y de nuestros pensamientos. A causa de esa naturaleza merecíamos el terrible castigo de Dios,c igual que los demás. c 2.3 Merecíamos el terrible castigo de Dios: lit. éramos por naturaleza hijos de ira. Cf. Col 3.6. Entre ellos vivíamos también todos nosotros en otro tiempo, andando en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos; y éramos por naturaleza hijos de ira,c lo mismo que los demás. c 2.3 Éramos por naturaleza hijos de ira: es decir, merecedores del castigo de Dios. Cf. Col 3.6.
Pero Dios es tan misericordioso y nos amó tanto, Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,
que nos dio vida juntamente con Cristo cuando todavía estábamos muertos a causa de nuestros pecados. Por la bondad de Dios habéis recibido la salvación.d d 2.5 La palabra salvación, lo mismo que la palabra herencia (véase 1.11 n.), puede referirse tanto a la participación presente de la obra redentora de Dios por medio de Jesucristo (cf. también v. 8), como a la posesión futura y definitiva de ese don (Ro 5.9-10). aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos).d d 2.5 La palabra salvos, lo mismo que la palabra herencia (véase Ef 1.11 n.), puede referirse tanto a la participación presente de la obra redentora de Dios por medio de Jesucristo (cf. también v. 8), como a la posesión futura y definitiva de ese don (Ro 5.9-10).
Dios nos resucitó juntamente con Cristo Jesúse y nos hizo sentar con él en el cielo.f e 2.5-6 Col 2.12-13; cf. Ro 6.4-11; 1 P 1.3. f 2.6 Ef 1.20. En el cielo: Véase Ef 1.3 nota g. Juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús,e,f e 2.5-6 Col 2.12-13; cf. Ro 6.4-11; 1 P 1.3.
f 2.6 Ef 1.20. Lugares celestiales: Véase Ef 1.3 nota g.
Hizo esto para mostrar en los tiempos futuros el gran amor que nos profesa y su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús,
Pues por la bondad de Dios habéis recibido la salvación por medio de la fe. No es esto algo que vosotros mismos hayáis conseguido, sino que os lo ha dado Dios.g g 2.8 Ro 9.16. porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.g g 2.8 Ro 9.16.
No es el resultado de las propias acciones, de modo que nadie puede jactarse de nada;h h 2.9 Ro 3.27-28; 4.2,5; Gl 2.16; 2 Ti 1.9; Tit 3.5. No por obras, para que nadie se gloríe,h h 2.9 Ro 3.27-28; 4.2,5; Gl 2.16; 2 Ti 1.9; Tit 3.5.
10 pues Dios es quien nos ha hecho, quien nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, según lo que había dispuesto de antemano.i 10 i 2.10 Estas buenas obras son la consecuencia necesaria de la salvación mencionada en 2.8. 10 pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.i 10 i 2.10 Estas buenas obras son la consecuencia eficiente de la salvación mencionada en 2.8.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España

© 1995 Sociedades Bíblicas Unidas

© 1995 Sociedades Bíblicas Unidas




-ltima actualización del programa: 11/1/2019