Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n  BCI  CEV  GNB  WEB  ASV  KJV  SEG  L45  RUS  VLC  VUL  RCB  SSP  SSP-Op  SSP-Ref  SSP3  JUB  EKU  CHR  DAL Elija entre el grupo estándar de versiones para este idioma   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Éxodo 15

Éxodo :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40

15 El cántico de Moisésa
Entonces Moisés y los israelitas entonaron este canto en honor del Señor:

“Cantaré en honor del Señor,
que tuvo un triunfo maravilloso
al derribar en el mar caballos y jinetes.
Mi canto es al Señor,b
que es mi fuerza y salvación.c
Él es mi Dios, y he de alabarle;
es el Dios de mi padre, y he de enaltecerle.
El Señor es un gran guerrero.d
El Señor, ¡ése es su nombre!

El Señor derribó en el mar
los carros y el ejército del faraón.
¡Sus mejores oficiales
se ahogaron en el mar Rojo!
Cayeron hasta el fondo, como piedras,
y el mar profundo los cubrió.

Oh, Señor, fue tu mano derecha,
fuerte y poderosa,
la que destrozó al enemigo.
Con tu gran poder aplastaste
a los que se enfrentaron contigo;
se encendió tu furor
y ardieron como paja.
Soplaste con furia, y el agua se amontonó;
las olas se levantaron como un muro;
¡el centro del mar profundo se quedó inmóvil!e
El enemigo había pensado:
‘Los perseguiré hasta alcanzarlos,
y repartiré lo que les quite,
hasta quedar satisfecho.
Sacaré la espada
y mi brazo los destruirá.’
10 Pero soplaste, y el mar se los tragó;
se hundieron como plomo en el agua tempestuosa.

11 Oh, Señor,
¡ningún dios puede compararse a ti!
¡Nadie es santo ni grande como tú!
¡Haces cosas maravillosas y terribles!
¡Eres digno de alabanza!
12 ¡Desplegaste tu poder
y se los tragó la tierra!
13 Con tu amor vas dirigiendo
a este pueblo que salvaste;f
con tu poder lo llevas a tu santa casa.g
14 Las naciones temblarán cuando lo sepan,
los filisteosh se retorcerán de dolor,
15 los capitanes de Edom se quedarán sin aliento;
los jefes de Moab temblarán de miedo,
y perderán el valor todos los cananeos.i

16 Oh, Señor,
¡que tiemblen llenos de espanto!
¡Que se queden como piedras
por la fuerza de tu brazo,
hasta que haya pasado tu pueblo,
el pueblo que has hecho tuyo!
17 Oh, Señor,
llévanos a vivir a tu santo monte,j
al lugar que escogiste para vivir,
al santuario que afirmaste con tus manos.

18 ¡El Señor reina por toda la eternidad!”
El cántico de María
19 Cuando los carros y la caballería del faraón entraron en el mar, el Señor hizo que las aguas cayeran sobre ellos; pero los israelitas cruzaron el mar como por tierra seca. 20 Entonces la profetisa María,k hermana de Aarón, tomó una pandereta, y todas las mujeres la siguieron, bailando y tocando panderetas, 21 mientras ella les cantaba:

“Cantad en honor del Señor,
que tuvo un triunfo maravilloso
al derribar en el mar caballos y jinetes.”l
II. CAMINO DEL SINAÍ (15.22–18.27)
El agua amarga de Mará
22 Moisés hizo que los israelitas se alejaran del mar Rojo y alcanzaran el desierto de Sur;m y durante tres días caminaron por él, sin encontrar agua. 23 Cuando llegaron a Mará, no pudieron beber el agua que allí había, porque era amarga. Por eso llamaron Marán a aquel lugar.
24 La gente empezó a murmurar contra Moisés, y preguntaba: “¿Qué vamos a beber?”ñ 25 Entonces Moisés pidió ayuda al Señor, y él le mostró un arbusto. Moisés echó el arbusto al agua, y el agua se volvió dulce.
Allí el Señor los puso a prueba, y les dio una ley y una norma de conducta. 26 Les dijo: “Si ponéis toda vuestra atención en lo que yo, el Señor vuestro Dios, os digo, y si hacéis lo que a mí me agrada, obedeciendo mis mandamientos y cumpliendo mis leyes, no os enviaré ninguna de las plagas que envié sobre los egipcios, pues yo soy el Señor, el que os sana.”o
27 Después llegaron a Elim, donde había doce manantiales de agua y setenta palmeras, y acamparon junto al agua.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats