Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Lucas 18%3A8

Lucas :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

Parábola de la viuda y el juez
18
Jesús les contó una parábola para enseñarles que debían orar siempre y no desanimarse.a Les dijo: “Había en un pueblo un juez que no temía a Dios ni respetaba a los hombres. Y en el mismo pueblo vivía también una viuda, que tenía planteado un pleito y que fue al juez a pedirle justiciab contra su adversario. Durante mucho tiempo el juez no quiso atenderla, pero finalmente pensó: ‘Yo no temo a Dios ni respeto a los hombres. Sin embargo, como esta viuda no deja de molestarme, le haré justicia, para que no siga viniendo y acabe con mi paciencia.’ ”c
El Señor añadió: “Pues bien, si esto es lo que dijo aquel mal juez, ¿cómo Dios no va a hacer justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Los hará esperar?d Os digo que les hará justicia sin demora. Pero cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará todavía fe en la tierra?”
Parábola del fariseo y el cobrador de impuestos
Jesús contó esta otra parábola para algunos que se consideraban a sí mismos justos y despreciaban a los demás: 10 “Dos hombres fueron al templo a orar:e el uno era fariseo,f y el otro era uno de esos que cobran impuestos para Roma.g 11 El fariseo, de pie, oraba así:h ‘Oh Dios, te doy gracias porque no soy como los demás: ladrones, malvados y adúlteros. Ni tampoco soy como ese cobrador de impuestos. 12 Ayunoi dos veces por semana y te doy la décima partej de todo lo que gano.’ 13 A cierta distancia, el cobrador de impuestos ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pechok y decía: ‘¡Oh Dios, ten compasión de míl que soy pecador!’ 14 Os digo que este cobrador de impuestos volvió a su casa perdonadom por Dios; pero no el fariseo. Porque el que a sí mismo se engrandece será humillado, y el que se humilla será engrandecido.”n
Jesús bendice a los niños
15 También llevaban niños a Jesús, para que los tocara; pero los discípulos, al verlo, reprendían a quienes los llevaban. 16 Entonces Jesús los llamó y dijo:
–Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. 17 Os aseguro que el que no acepta el reino de Dios como un niño, no entrará en él.ñ
El hombre rico
18 Uno de los jefeso preguntó a Jesús:
–Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?p
19 Jesús le contestó:
–¿Por qué me llamas bueno? Bueno solamente hay uno: Dios. 20 Ya sabes los mandamientos: ‘No cometas adulterio, no mates, no robes, no mientas en perjuicio de nadie y honra a tu padre y a tu madre.’q
21 El hombre le dijo:
–Todo eso lo he cumplido desde joven.
22 Al oirlo, Jesús le contestó:
–Todavía te falta una cosa: vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riquezas en el cielo. Luego ven y sígueme.r
23 Pero cuando el hombre oyó esto se puso muy triste, porque era muy rico. 24 Jesús, viéndole tan triste, dijo:
–¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el reino de Dios!s 25 Más fácil es para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el reino de Dios.t
26 Los que lo oyeron preguntaron:
–Entonces, ¿quién podrá salvarse?
27 Jesús les contestó:
–Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.
28 Pedro le dijo:
–Señor, nosotros hemos dejado todo lo nuestro y te hemos seguido.
29 Él les respondió:
–Os aseguro que todo el que por causa del reino de Dios haya dejado casa, esposa, hermanos, padres o hijos, 30 recibirá mucho más en este mundo, y en el mundo venidero recibirá la vida eterna.
Jesús anuncia por tercera vez su muerte
31 Jesús llamó aparte a los doce discípulos y les dijo: “Ahora vamos a Jerusalén,u donde se ha de cumplir todo lo que los profetas escribieron acerca del Hijo del hombre. 32 Pues lo entregarán a los extranjeros,v se burlarán de él, lo insultarán y le escupirán.w 33 Le golpearán y lo matarán; pero al tercer día resucitará.”x
34 Ellos no entendieron nada de esto ni sabían de qué les hablaba, pues eran cosas que no podían comprender.
Jesús sana a un ciego en Jericóy
35 Se encontraba Jesús ya cerca de Jericó. Un ciego que estaba sentado junto al camino, pidiendo limosna, 36 al oir que pasaba mucha gente preguntó qué sucedía. 37 Le dijeron que Jesús de Nazaret pasaba por allí, 38 y él gritó:
–¡Jesús, Hijo de David,z ten compasión de mí!
39 Los que iban delante le reprendían para que se callase, pero él gritaba todavía más:
–¡Hijo de David, ten compasión de mí!
40 Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando lo tuvo cerca le preguntó:
41 –¿Qué quieres que haga por ti?
El ciego contestó:
–Señor, quiero recobrar la vista.
42 Jesús le dijo:
–¡Recóbrala! Por tu fe has sido sanado.
43 En aquel mismo momento recobró el ciego la vista, y siguió a Jesús alabando a Dios. Y toda la gente que vio esto alababa también a Dios.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 10/10/2016
visitor stats