Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

1 Corintios 14

1 Corintios :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

14 El criterio del beneficio comúna
Procurad, pues, tener amor, y al mismo tiempo aspirad a que Dios os conceda los dones del Espíritu, especialmente el de profecía.b Quien habla en lenguas extrañasc habla a Dios y no a la gente, pues nadie lo comprende. En su espíritu dice cosas secretas, pero nadie las entiende.d En cambio, el que comunica mensajes proféticos edifica espiritualmente a la comunidad, y la anima y la consuela. El que habla en una lengua extrañae se edifica a sí mismo, pero el que comunica mensajes proféticos edifica a la iglesia.
Yo querría que todos hablarais en lenguas extrañas, pero prefiero que comuniquéis mensajes proféticos. Esto es mejor que hablar en lenguas, a menos que se interprete su significado para edificación de la iglesia.f Por eso, hermanos, de nada os aprovecharía que yo os visitara y os hablase en lenguas extrañas en vez de hablaros de lo que Dios nos revela o del conocimiento de la verdad, o en vez de comunicaros algún mensaje profético o alguna enseñanza.
Si los instrumentos musicales, como la flauta o el arpa, no tuvieran timbres diferentes, no podrían distinguirse unos de otros. Y si la trompeta no diera sus toques con claridad, nadie se prepararía para la batalla. Lo mismo sucede con vosotros: si no usáis vuestra lengua para pronunciar palabras que se puedan entender, ¿cómo va a saberse lo que estáis diciendo? ¡Estaréis hablando a las paredes! 10 Hay muchos idiomas en el mundo, y ciertamente todos tienen sentido; 11 pero si no conozco el significado de las palabras seré un extranjero para el que me habla, y él será un extranjero para mí. 12 Por eso, ya que ambicionáis dones del Espíritu, procurad poseer en abundancia aquellos que ayudan a la edificación de la iglesia.
13 Por lo tanto, el que habla en lengua extrañag pídale a Dios que le conceda también el don de interpretarla; 14 pues si yo oro en una lengua extraña, ciertamente estoy orando con mi espíritu, pero mi entendimiento no participa. 15 ¿Qué, pues, debo hacer? Debo orar con el espíritu, pero también con el entendimiento; debo cantar con el espíritu, pero también con el entendimiento. 16 Porque si tú alabas a Dios solamente con el espíritu y una persona no instruida te escucha, no podrá unirse a ti en tu acción de graciash pues no entenderá lo que dices.i 17 Tu acción de gracias podrá ser muy buena, pero no ayudará a la edificación del otro. 18 Doy gracias a Dios porque hablo en lenguas extrañas más que todos vosotros; 19 pero en la iglesia prefiero decir cinco palabras que se entiendan y sirvan para enseñar a otros, que decir diez mil palabras en lengua extraña.j
20 Hermanos, no penséis como niños. Sed como niños en cuanto al mal, pero adultos en vuestro modo de pensar.k 21 En el libro de la leyl está escrito esto que dice el Señor:
“Hablaré a esta nación
en lenguas extrañas y por boca de extranjeros,
pero ni aun así me harán caso.”m
22 De modo que el hablar en lenguas es una señal para los incrédulos,n no para los creyentes; pero el comunicar mensajes proféticos es una señal para los creyentes,ñ no para los incrédulos. 23 Porque cuando la iglesia se encuentra reunida, si todos están hablando en lenguas y entra un simple oyente, o un incrédulo, pensará que os habéis vuelto locos. 24 En cambio, si todos están comunicando mensajes proféticos y entra un incrédulo, o un simple oyente, se convencerá de su pecado y se examinará a sí mismo al oir lo que todos dicen. 25 Así quedará al descubierto lo más profundo de su corazón, y adorará de rodillas a Dios y reconocerá que Dios está verdaderamente entre vosotros.o
Hágase todo decentemente y con orden
26 En resumen, hermanos, cuando os reunáis, unos podéis cantar salmosp y otros enseñar, o comunicar lo que Dios os haya revelado, o hablar en lenguas, o interpretarlas. Pero que todo sea para vuestra edificación.q 27 Y cuando se trate de hablar en lenguas extrañas,r que hablen dos personas, o tres como mucho, y por turno. Además, alguien debe interpretar esas lenguas. 28 Y si no hay nadie en la iglesia capaz de interpretarlas, mejor será no hablar en lenguas, sino que cada uno hable consigo mismo y con Dios. 29 Igualmente, si hay profetas, que hablen dos o tres, y que los demás consideren lo que ellos hayan dicho. 30 Pero si Dios le revela algo a otro de los que allí están sentados, entonces el primero deberá dejar de hablar. 31 De este modo, todos, por turno, podréis comunicar mensajes proféticos, para que todos aprendan y se animen. 32 Ahora bien, el espíritu profético ha de estar sometido al control de los profetas, 33 porque Dios es Dios de paz y no de confusión.
Siguiendo la práctica general del pueblo santo, 34 las mujeres deben guardar silencio en las reuniones de la iglesia, porque no les está permitido hablar. Deben estar sometidas a sus esposos, como manda la ley de Dios. 35 Si quieren saber algo, que se lo pregunten a ellos en casa, porque no está bien que una mujer hable en las reuniones de la iglesia.s
36 Tened presente que la palabra de Dios no comenzó en vosotros ni sois vosotros los únicos que la habéis recibido. 37 Si alguien se cree profeta o cree estar inspirado por el Espíritu, reconocerá que esto que os escribo es un mandato del Señor. 38 Y si no lo reconoce, que tampoco se le reconozca a él.
39 Así pues, hermanos míos, aspirad a comunicar mensajes proféticos y no prohibáis que se hable en lenguas; 40 pero hacedlo todo decentemente y con orden.

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 11/1/2019