Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Joel 2

Joel :Introducción 1 2 3

2
Tocad la trompetaa en el monte Sión,b
dad el toque de alarma en el santo monte del Señor.
Tiemblen todos los que viven en Judá,
porque ya está cerca el día del Señor:c
día de oscuridad y tinieblas,
día de nubes y sombras.d
II. NUEVO ANUNCIO DEL DÍA DEL SEÑOR (2.2b-11)
El ataque de las langostas
Un ejército fuerte y numeroso
se ha desplegado sobre los montes
como la luz del amanecer.
Nunca antes se vio, ni se verá jamás,
nada que se le parezca.e
Son como el fuego,f que todo lo devora,
que ya quema antes de pasar
y aun después de haber pasado.
La tierra, que antes de que llegaran era un paraíso,g
después que se han ido parece un desierto.
¡No hay nada que se les escape!
Su aspecto es como de caballos, corren como jinetes
y su estruendo al saltar sobre los montes
es como el estruendo de los carros de guerra,
como el crujir de hojas secas ardiendo en el fuego.
Son como un ejército poderoso
en formación de batalla.h
La gente tiembla al verlas,
y todas las caras palidecen.
Como valientes hombres de guerra,
corren, trepan por los muros,
avanzan de frente
y ninguna tuerce su rumbo.
No se atropellan unas a otras;
cada una sigue su camino,
y se lanzan entre las flechas
sin romper su formación.
Asaltan la ciudad,
corren sobre los muros,
trepan por las casas
y, como ladrones, se cuelan por las ventanas.i

10 La tierra tiembla ante ellas,
el cielo se estremece,
el sol y la luna se oscurecen
y las estrellas pierden su brillo.j
11 El Señor, al frente de su ejército,
hace oir su voz de trueno.
Muy numeroso es su ejército;
incontables los que cumplen sus órdenes.
¡Qué grande y terrible es el día del Señor!
No hay quien pueda resistirlo.
III. ALEGRÍA, ACCIÓN DE GRACIAS Y PROMESA DE SALVACIÓN (2.12-27)
La misericordia del Señor
12 “Pero ahora –lo afirma el Señor–,
volveos a mí de todo corazón.
¡Ayunad, gritad y llorad!”k
13 ¡Volveos al Señor vuestro Dios,
y desgarrad vuestro corazón
en vez de desgarraros la ropa!
Porque el Señor es tierno y compasivo,
paciente y todo amor,l
dispuesto siempre a levantar el castigo.m
14 Tal vezn decida no castigaros,
y os envíe bendición:
cereales y vino
para las ofrendas del Señor vuestro Dios.

15 ¡Tocad la trompeta en el monte Sión!
Convocad al pueblo y proclamad ayuno;ñ
16 reunid al pueblo de Dios y purificadlo;
reunid a los ancianos, a los niños
y aun a los niños de pecho.
¡Que hasta los recién casados
salgan de la habitación nupcial!
17 Lloren los sacerdotes, los ministros del Señor,
y digan entre el vestíbulo y el altar:o
“Perdona, Señor, a tu pueblo;
no dejes que nadie se burle de los tuyos;
no dejes que otras naciones los dominen
y que los paganos digan:
‘¿Dónde está su Dios?’ ”p

18 Entonces el Señor mostró su amorq por su país; compadecido de su pueblo, 19 dijo:

“Voy a enviaros trigo, vino y aceite
hasta que quedéis satisfechos;
y no volveré a permitir
que los paganos se burlen de vosotros.
20 Alejaré de vosotros las langostas que vienen del norter
y las arrojaré al desierto.
Ahogaré su vanguardia en el Mar Muerto
y su retaguardia en el Mediterráneo,
y sus cuerpos se pudrirán y apestarán.
¡Voy a hacer grandes cosas!”

21 Alégrate mucho, tierra, y no tengas miedo,
porque el Señor va a hacer grandes cosas.
22 No tengáis miedo, animales salvajes,
pues los pastos reverdecerán,
los árboles darán su fruto
y habrá higos y uvas en abundancia.
23 ¡Alegraos, habitantes de Sión,
alegraos en el Señor vuestro Dios!
Él os ha dado las lluvias en el momento oportuno,s
las lluvias de invierno y de primavera,t
tal como antes lo hacía.
24 Habrá una buena cosecha de trigo
y gran abundancia de vino y aceite.

25 “Yo os compensaré
los años que perdisteis
a causa de la plaga de langostas,
de ese ejército destructor
que envié contra vosotros.
26 Comeréis hasta quedar satisfechos
y alabaréis al Señor vuestro Dios,
pues yo hice por vosotros grandes maravillas.
Nunca más quedará mi pueblo cubierto de vergüenza,
27 y vosotros, israelitas, habréis de reconocer
que yo, el Señor, estoy con vosotros,
que yo soy vuestro Dios, y nadie más.
¡Nunca más quedará mi pueblo cubierto de vergüenza!u
IV. EL DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU (2.28-32)
Venida del espíritu de Dios
28 v “Después de estas cosasw
derramaré mi espíritux sobre toda la humanidad:y
vuestros hijos e hijas
profetizarán,z
los viejos tendrán sueños
y los jóvenes visiones.a
29 También sobre siervos y siervas
derramaré mi espíritu en aquellos días;
30 mostraré en el cielo grandes maravillas,
y en la tierra sangre, fuego y nubes de humo.
31 El sol se volverá oscuridad,
y la luna, como sangre,
antes que llegue el día del Señor,
día grande y terrible.”
32 Pero todos los que invoquen el nombre del Señor
se salvaránb de la muerte,
porque en el monte Sión, en Jerusalén,
estará la salvación,c
tal como el Señor lo ha prometido.
Los que él ha escogido quedarán con vida.d

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 7/4/2020