Sociedad Bíblica

Antiguo Testamento
Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantar de los Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zecarías
Malaquías
Libros Deuterocanónicos
Tobit
Judit
Ester (dc)
1 Macabeos
2 Macabeos
Eclesiástico
Sabiduría
Baruc
Daniel (dc)
Nuevo Testamento
Mateo
Marcos
Lucas
Juan
Hechos
Romanos
1 Corintios
2 Corintios
Gálatas
Efesios
Filipenses
Colosenses
1 Tesalonicenses
2 Tesalonicenses
1 Timoteo
2 Timoteo
Tito
Filemón
Hebreos
Santiago
1 Pedro
2 Pedro
1 Juan
2 Juan
3 Juan
Judas
Apocalipsis


BIBLIJA.net   - La Biblia en Internet
Buscar Referencia     Buscar palabra
Pasaje:   

Menú compacto
Versiones:  DHH  DHHn  RVR95  RVR95n Elija entre todas las versiones   Acerca de las versiones Ayuda
Idioma

Lucas 20

Lucas :Introducción 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24

La autoridad de Jesús
(Mt 21.23-27; Mc 11.27-33)
20
Un día, mientras Jesús estaba en el templo enseñando a la gente y anunciando la buena noticia, llegaron los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley, junto con los ancianos, y le preguntaron:
–¿Con qué autoridad haces estas cosas? ¿Quién te ha dado esa autoridad?a
Jesús les contestó:
–Yo también os voy a hacer una pregunta. Respondedme: ¿Quién envió a Juan a bautizar: Dios o los hombres?b
Empezaron a discutir unos con otros: “Si respondemos que lo envió Dios, él nos dirá: ‘¿Por qué no le creísteis?’ Y si decimos que fueron los hombres, la gente nos matará a pedradas, porque todos están convencidos de que Juan era un profeta.” Así pues, respondieron que no sabían quién había enviado a Juan a bautizar. Jesús les contestó:
–Entonces tampoco yo os digo con qué autoridad hago estas cosas.
Parábola de los labradores malvados
(Mt 21.33-44; Mc 12.1-11)
Luego comenzó Jesús a hablar a la gente contando esta parábola: “Un hombre plantó una viña,c la arrendó a unos labradores y emprendió un largo viaje. 10 A su debido tiempo, mandó un criado a pedir a los labradores la parte de cosecha que le correspondía; pero ellos le golpearon y lo enviaron con las manos vacías. 11 Entonces el dueño mandó otro criado; pero también a este lo insultaron, le golpearon y lo enviaron con las manos vacías. 12 Volvió a mandar otro, pero los labradores también le hirieron y lo echaron fuera.
13 “Finalmente, el dueño de la viña dijo: ‘¿Qué haré? Mandaré a mi hijo, que me es tan querido.d Seguramente lo respetarán.’ 14 Pero cuando los labradores le vieron, se dijeron unos a otros: ‘Este es el heredero: matémoslo y la viña será para nosotros.’ 15 Así que lo sacaron de la viña y lo mataron.e
"¿Qué, pues, creéis que hará con ellos el dueño de la viña? 16 Irá y matará a aquellos labradores, y dará la viña a otros.”
Al oirlo, dijeron:
–¡Eso, jamás!
17 Pero Jesús los miró y dijo:
–Entonces ¿qué significa esto que dicen las Escrituras:
‘La piedra que despreciaron los constructores
es ahora la piedra principal'?f
18 Cualquiera que caiga sobre esa piedra se hará pedazos, y si la piedra cae sobre alguien, lo aplastará.g
19 Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley quisieron apresar a Jesús en aquel mismo momento, porque sabían que al contar esta parábola se refería a ellos. Pero tenían miedo de la gente.
La cuestión de los impuestos
(Mt 22.15-22; Mc 12.13-17)
20 Enviaron unos espías que, aparentando ser hombres de bien, hicieran decir a Jesús algo que les diera pretexto para entregarle al gobernador. 21 Le preguntaron:
–Maestro, sabemos que lo que dices y enseñas es correcto, y que no juzgas por las apariencias. Tú enseñas de veras a vivir como Dios ordena. 22 ¿Estamos nosotros obligados a pagar impuestos al césar, o no?h
23 Jesús, dándose cuenta de la mala intención que llevaban, les dijo:
24 –Enseñadme un denario.i ¿De quién es la imagen y el nombre aquí escrito?
Le contestaron:
–Del césar.
25 Jesús les dijo:
–Pues dad al césar lo que es del césar, y a Dios lo que es de Dios.j
26 Y no pudieron sorprenderle en ninguna palabra delante de la gente. Al contrario, admirados de su respuesta, se callaron.
La pregunta sobre la resurrección
(Mt 22.23-33; Mc 12.18-27)
27 Después acudieron algunos saduceos a ver a Jesús. Los saduceos niegan que haya resurrección de los muertos,k y por eso le plantearon este caso:
28 –Maestro, Moisés nos dejó escrito que si un hombre casado muere sin haber tenido hijos con su mujer, el hermano del difunto deberá tomar por esposa a la viuda para darle hijos al hermano que murió.l 29 Pues bien, había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó, pero murió sin dejar hijos. 30 El segundo 31 y luego el tercero se casaron con la viuda, y lo mismo hicieron los demás, pero los siete murieron sin dejar hijos. 32 Finalmente murió también la mujer. 33 Así pues, en la resurrección, ¿cuál de ellos la tendrá por esposa, si los siete estuvieron casados con ella?
34 Jesús les contestó:
–En este mundo, los hombres y las mujeres se casan; 35 pero los que merezcan llegar a aquel otro mundo y resucitar, sean hombres o mujeres, ya no se casarán, 36 puesto que ya tampoco podrán morir. Serán como los ángeles, y serán hijos de Dios por haber resucitado. 37 Hasta el mismo Moisés, en el pasaje de la zarza ardiendo, nos hace saber que los muertos resucitan. Allí dice que el Señor es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. 38 ¡Y Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos están vivos!m
39 Algunos maestros de la ley dijeron entonces:
–Bien dicho, Maestro.
40 Y ya no se atrevieron a hacerle más preguntas.
¿De quién desciende el Mesías?
(Mt 22.41-46; Mc 12.35-37)
41 Jesús les preguntó:
–¿Por qué se dice que el Mesías desciende de David?n 42 Pues David mismo, en el libro de los Salmos, dice:
‘El Señor dijo a mi Señor:
Siéntate a mi derecha
43 hasta que yo haga de tus enemigos
el estrado de tus pies.’ñ
44 ¿Cómo puede entonces el Mesías descender de David, si David mismo le llama Señor?o
Jesús acusa a los maestros de la ley
(Mt 23.1-36; Mc 12.38-40; Lc 11.37-54)
45 Toda la gente estaba escuchando, y Jesús dijo a sus discípulos: 46 “Guardaos de los maestros de la ley, pues les gusta andar con ropas largas y que los saluden con todo respeto en la calle. Buscan los asientos de honor en las sinagogas y los mejores puestos en los banquetes,p 47 y so pretexto de hacer largas oraciones devoran las casas de las viudas.q ¡Esos recibirán mayor castigo!”

© 2002 Sociedades Bíblicas Unidas y Sociedad Bíblica de España




-ltima actualización del programa: 11/1/2019